6 excusas que te roban tu valioso tiempo de ensayo

Does life get in the way awhen you block rehearsal time? Forget the excuses and start a new plan with 6 tips to fit rehearsals in your daily routine.

¿Acabas de comprometerte para ensayar una vez a la semana con tu banda y a practicar más en tu tiempo libre? También hemos pasado por eso. Pero la vida se interpone en el camino y no hay forma de conseguirlo. ¿Reconoces estas 6 típicas excusas para saltarte los ensayos? Hemos preparado seis trucos para que dejes de procrastinar y para ayudarte a sacar el tiempo y espacio que necesitas para ensayar, si tu equipo de música lo permite.

1 Vivo en un piso compartido y es difícil tocar después del trabajo

Se más proactivo y pacta una hora aceptable en la que tus compañeros se “dejen” molestar. Si eres de los que hacen malabarismos entre trabajos a tiempo parcial y el único tiempo disponible para ensayar es cuando todos están dormidos, llega a un acuerdo. Si eres sincero y te adaptas a sus horarios, lo más probable es que te entiendan y hasta te sorprendan. Quedarse dormido una vez a la semana con un solo de guitarra de fondo puede ser considerado un bonus para algunos. A cambio, por supuesto, ¡asegúrate de ser considerado cuando necesiten un favor o una entrada gratis para tu próximo concierto!

2 Mi pareja me echaría de casa si toco por la mañana

Sé sincero: ¿pero se lo has has preguntado? Al igual que con los vecinos y los compañeros de piso, la diplomacia es la clave para mantener la sintonía con tu pareja. Si el tiempo apremia, programar un ensayo de fin de semana en casa no tiene por qué ser un obstáculo. Tu ser querido podría estar de acuerdo, especialmente si es tu mayor fan. Después de todo, hay hay peores maneras de despertarse un fin de semana y de hecho algunos preferimos la música en vivo, en vez del molesto tono del despertador.

Crea una cuenta gratuita

3 Mis hijos no me dejan nada de tiempo libre

Aprovecha al máximo tu tiempo libre entre llevarlos al colegio, el horario de trabajo y el sueño. ¿Puedes dedicar 20 minutos a ensayar por la tarde o justo después de que los niños se acuesten? Hazlo. ¿Estás esperando durante sus clases de natación o tienes un largo viaje en tren hasta el trabajo? Usa el tiempo con criterio. Escribe nuevas letras o crea la próxima idea musical que quieras poner a prueba en los ensayos. Las excusas son infinitas, pero también lo son las pequeñas oportunidades de mantenerse “dentro de la canción” a lo largo del día.

4 Mis vecinos se van a quejar

Comparte tu talento. Atrévete a deleitar (o molestar) a tus vecinos en verano. Busca lugares adecuados dentro de tu área residencial para tocar al aire libre y sé considerado con los momentos de tranquilidad a lo largo del día. Prepárate para lidiar con las quejas de tus no-admiradores sobre el ruido, pero eso es lo peor que te vas a encontrar. Uno de los aspectos positivos, si tienes suerte, es que es posible que reúnas a una pequeña multitud de fans que aprecien una pequeña actuación en directo después del trabajo. ¿Por qué perder esa oportunidad de colar otro pequeño ensayo en tu día?

5 Prometí que iría a una fiesta

Pues a por ello. Y, mejor aún, la próxima vez organiza tú el evento y sorprende a los invitados con un miniconcierto en la sala de estar. Las ocasiones sociales son el alma de la vida de un músico y, de vez en cuando, se puede aprovechar la oportunidad para improvisar. Comprueba cómo reciben tus amigos esa nueva canción antes de tocarla en concierto o si ese nuevo truco que has planeado para atraer a la audiencia realmente funciona. En el mundo de redes sociales de hoy en día lo más probable es que ganes unos cuantos posts y shares, y que tengas un poco de acción “entre bastidores” lista para compartir con tu base de fans.

6 Tocar en la calle o en los parques no es lo mío

Exhíbete a la audiencia y practica. No sólo te sentirás más cómodo tocando delante de gente, sino que además podrás ganar un poco de dinero. Ni siquiera necesitas recibir donaciones si eso te pone incómodo, sólo concéntrate en tu actuación y disfruta. Siente el placer de tocar ahí fuera y observa las reacciones de los transeúntes. Un pequeño gesto o una experiencia divertida puede ser suficiente para alegrarte el día.

Finalmente, ¡prepárate para desafiarte a ti mismo y a tu banda!

Adáptate y aprovecha al máximo cualquier situación, ya que las cosas nunca salen tal y como se planean. Cuanto más desafíos te pongas, más flexibilidad y resistencia ganarás. Además, te sentirás mejor improvisando cuando sea necesario. Piensa creativamente y ensaya y practica a pesar de los contratiempos cotidianos. La práctica hace la perfección. ¡Esto es lo que separa a un músico excepcional de uno del montón!